viernes, 20 de marzo de 2015

Preselecciones de Eurovisión 2015: Irlanda

A mediados de octubre del 2014, la RTE anunció que abría las puertas del proceso de selección, por primera vez en cinco años, a cualquier artista o compositor que deseara participar en Eurovisión representando a Irlanda. Pero eso sí, los interesados deberían enviar su solicitud antes del 31 de octubre, por lo que únicamente tenían 15 días para proponer su candidatura. Un comité sería, posteriormente, el encargado de decidir un número indeterminado de participantes.



Tal como informó el sitio web eurovisión-spain.com, después de muchos debates sobre el formato ideal, y los consecuentes rumores, Irlanda eliminaba de cara al Eurosong 2015 la figura de los padrinos como el leit motiv de sus finales nacionales. Los mentores, estrellas de la canción irlandesa o profesionales de la música nacional, se encargaban de buscar, asesorar y apoyar a una candidatura. Mientras que las dos primeras ediciones fueron un éxito, con la clasificación para la gran final de Lipstick y Waterline de Jedward en Düsseldorf 2011 y Bakú 2012, las dos últimas experiencias fueron muy criticadas, desde el último puesto de Only love survives de Ryan Dolan en Malmö 2013, hasta la eliminación en las semifinales de Heartbeat de Can-Linn & Kasey Smith en Copenhague 2014, sin olvidar la agria pelea protagonizada en directo por los padrinos, con una Linda Martin (Irlanda 1984 y 1992) fuera de sí ante el estupor de la audiencia, en el Eurosong 2014.

El 9 de febrero, la RTE reveló quiénes serían los cinco finalistas que competirían por el título de representante de Irlanda en Eurovisión. Y al ser tan pocos, solo se efectuaría una sola gala del Eurosong 2015 como final nacional el 27 de febrero, incluida como ya es tradición en el The Late Late Show, presentado por Ryan Tubridy desde los estudios de la RTE.

Un sistema mixto de puntuación de jurado regional y televoto fue el encargado de decidir el ganador. Kat Mahon con Anybody got a shoulder (firmado por el ganador del festival Charlie McGettigan en 1994) fue la candidatura favorita del panel mientras que la propuesta preferida de la audiencia, fue Playing with numbers de Molly Sterling, inclinando la balanza a su favor en el último momento de una reñida votación. Tan solo 4 puntos de diferencia hubo entre ellas, y así la joven de 16 años se convirtió en la representante de Irlanda en Eurovisión 2015.

Sobresale sin embargo, que ninguna de las dos era la favorita de las casas de apuestas ni de muchos Tops 5 de Irlanda en YouTube. ¿Qué sucedió? Pues que la favorita era Nikki Kavanagh, quien ya compitiera en el Eurosong 2011, y cuyo tema sobresalía entre los demás por tener mayores posibilidades de lograr un buen puesto en Eurovisión. Pero, como ya apuntó el sitio eurovisión-spain.com, “Parte de los comentarios de la noche también se centraron en la mediocre actuación del caballo ganador según todas las casas de apuestas y encuestas, Nikki Kavanagh con Memories (In melody), quien de un plumazo no solo se cargó todas sus posibilidades de victoria sino que descendió al cuarto y penúltimo puesto de la tabla.”

Pero no nos detengamos más, y mejor veamos nuestro Top 5 de las que a nuestro juicio hubieran sido las mejores posiciones que deberían haber alcanzado los temas de la preselección irlandesa. Pasen y vean…


NÚMERO 5

Canción: Anybody got a Shoulder
Intérprete: Kat Mahon
Clasificación en la Final: 2do. Lugar



¿Qué pasó aquí? Una baladita sencilla pero de excelente factura. Sin embargo, si hubiera esto triunfado en el Eurosong ahora estaría hundida en las casas de apuestas, peleándose con Chipre sobre cuál de los dos temas iba a provocar más somnolencia durante los minutos de su presentación. 


NÚMERO 4

Canción: She’s so Fine (Ella está tan bien)
Intérprete: Alex Saint
Clasificación en la Final: 5to. Lugar



¿Qué pasó aquí? Vale, el tema no es para tirar cohetes, pero con una buena "remozada" y una mejor interpretación hubiera podido ser el tema festivalero de este año en Eurovisión. Lo malo fue que a Alex y sus chicas del coro les dio flojera su propia actuación (al menos, eso parece) y que la bailarina en puntas no pintaba nada con el estilo disco que se pretendía vender. 


NÚMERO 3

Canción: Playing with Numbers (Jugando con números)
Intérprete: Molly Sterling
Clasificación en la Final: 1er. Lugar



¿Justa ganadora? Mmm... Fue la que mejor cantó, eso sí. Su tema es bonito, no puede negarse, pero suena a algo ya escuchado y además creemos que había temas mejores en la preselección. Es un tema que cuanto más se escucha más puede gustar. Pero lo malo de esto, es que los votantes solo tendrán una oportunidad de oírlo, y podría pasar desapercibida ante canciones que gusten a la primera escucha. Los eurofans ya jugaron con fuego en el 2010 por cortesía de Rumanía, y el jugar con números ahora solo revela que el tema irlandés está hundido en las casas de apuestas, ocupando los últimos lugares de predilección. Por lo tanto, no creemos que Irlanda logre superar otra vez su semifinal, aunque lo deseamos.


NÚMERO 2

Canción: Break me Up
Intérprete: Erika Selin
Clasificación en la Final: 3er. Lugar



¿Qué pasó aquí? Encantador tema y encantadora interprete. Pero su semejanza en estilo con el Heartbeat de Kasey Smith que dejó a Irlanda en las semifinales de la pasada edición, jugó mucho en su contra. Sin embargo, tenía más posibilidades de gustar a la primera escucha que el tema que finalmente llevará el país siete veces ganador al festival.


NÚMERO 1

Canción: Memories (In Melody) (Recuerdos – En la Melodía)
Intérprete: Nikki Kavanagh
Clasificación en la Final: 4to. Lugar



¿Qué pasó aquí? Canción 100% eurovisiva, de esas que tienen grandes posibilidades de triunfo. Sin embargo, el 27 no fue el mejor día de Nikki. Problemas vocales la hicieron desafinar terriblemente en más de una nota durante la canción. Cantó mal, y se dio cuenta. ¿Esperaba que el público en el estudio se pusiera de pie y le brindara atronadores aplausos? Chequen el video y vean esas caras de decepción tanto de la intérprete como de los presentes... la imagen del fracaso. Aún así, nosotros sí le hubiéramos dado una segunda oportunidad... en Viena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada